Go to content Go to navigation

23 Oct 2004: cómo desenladrillar un HP Jornada 565

(This is a reprint of the original post)

He conseguido desenladrillar mi HP Jornada 565, que había quedado inoperativa desde que hace unas semanas le instalé un bootloader incorrecto. Lo he logrado reflasheando la EEPROM mediante un cable JTAG, como ya había comentado anteriormente. La información básica (software y hardware) está disponible en un mensaje a una lista de correo. Ahí van unas pinceladas del procedimiento seguido:

Por un lado, monté un viejo ordenador con una minidistribución (DeliLinux), porque si vas a andar soldando cables y no tienes mucha experiencia, conviene hacer las pruebas con gaseosa. El motivo principal por el que elegí DeliLinux fue que viene preparada para PCs con poca memoria. También me interesaba el kernel 2.2 que trae de serie, pues el JFlash requiere cargar un módulo. Cuando conseguí montar el equipo, resultó que el módulo estaba disponible para el kernel 2.4, así que actualicé el kernel.

En cuanto al apartado de hardware, tuve que construir un cable JTAG. Además las especificaciones que aparecen en el mensaje anterior de la lista de correo, me fueron indispensables los consejos de los amiguetes por el IRC. Todo el proceso ha quedado documentado fotográficamente en una galería. Para la primera parte, yo mismo pude apañarme en mi primera experiencia como soldador. Sin embargo, para la parte más delicada, la de soldar el cable a la placa base del HP Jornada, recurrí a Alea, que tiene mucha soltura con la electrónica.

Una vez que tuvimos enchufada la EEPROM al puerto paralelo del PC, nos pusimos a reflashearla. Inicialmente, pudimos leerla sin problemas, pero no nos funcionaba la escritura. Después de probarlo todo a nivel de hardware, resultó que el problema estaba en el JFlash, que se quedaba frito en un getchar. Pero nada, como teníamos el código fuente, lo arreglamos y pudimos reflashear un bootloader de 160KB en unos minutitos.

Aunque aparentemente la PDA seguía enladrillada, en realidad ya teníamos acceso a la consola por el puerto serie. No fuimos capaces de subirle la imagen de una partición con Familiar/Opie, pero esta mañana sí que lo conseguí. El truco estaba en ejecutar antes un comando del bootloader para desproteger un rango de la memoria.

Finalmente, la PDA está más viva que nunca, ejecutando Familiar/Opie (por el momento). Hoy ya no le he dedicado más tiempo, que también hay otros asuntos que requieren mi atención. En los próximos días comentaré en esta bitácora mis progresos. La siguiente parada será, probablemente, OpenEmbedded.

Antes de terminar por hoy, quiero agradecerle a Alea el favor que me ha hecho. No sólo estuvo ayudándome toda la tarde de ayer, sino que además fui agasajado con un gofre de receta casera (gracias, Cova).